Saltar la navegacióMapa del webContactar el Museu per correu electrònicInformació sobre accessibilitat
Ajuntament de Girona
Museu d'Història de Girona

CATALÀ

ESPAÑOL

ENGLISH

FRANÇAIS

Se encuentra en :  Inicio  >  Novedades

Novedades

Un centenar de personas participaron en el Paseo por las Canteras

El itinerario repasó la huella que dejó la comunidad de frailes capuchinos en la ciudad, con espacios sorprendentes que aún se conservan bajo la montaña.

Foto Foto

De la mano de Jaume Prat, se pudo entrar en la antigua cisterna de los capuchinos, en la Torre de Alfonso XII y se conocieron las últimas, y paradójicamente las más desconocidas, defensas que se construyeron en la ciudad, ya entrada la segunda mitad del siglo XVII, los reductos y fuertes de las Canteras.
Los capuchinos se instalaron en Girona el año 1581 en el antiguo convento de "Las Ermitas", situado en el extremo meridional de la montaña de Las Canteras. El año 1650 los religiosos convirtieron la ermita en un convento, que llegó a ser uno de los más confortables de la orden, dedicado a la Anunciación de la Virgen. En el 1707 durante la Guerra de Sucesión, la ermita, la casa del ermitaño y el nuevo convento quedaron dentro del recinto de un fortín que se construyó y fueron derribados, nos queda sólo el testimonio de la cisterna, que se encuentra en perfecto estado de conservación. El fortín se llamó el Fuerte de los capuchinos y ocupaba toda la parte sur de la cresta de la montaña, desde la torre de Comunicaciones hasta el barranco que da al río. Desde esta privilegiada situación dominaba perfectamente el camino de Sant Feliu de Guíxols y el monte de Montilivi. Tras una breve estancia en Torre Gironella se emplazaron en la calle de la Força, en la antigua Casa Cartellà, en 1733 recibieron la autorización del rey Felipe V para construir un nuevo convento en la antigua casa de los marqueses de Cartellà


VOLVER

 

© 2018 Ajuntament de Girona  |  mapa del web  |  aviso legal  |  contacto